¿Por que es necesario donar a proyectos artísticos?

Las artes escénicas corresponden a las disciplinas artísticas cuyo formato de reproducción es intrínsecamente “en vivo”, en chile el consejo nacional de la cultura y de las artes (CNCA) reconoce en este campo: el teatro, la danza, la narración oral, los títeres, la performance y las artes circenses.

Un espectáculo de artes escénicas debe crearse, montarse y ensayarse, entre 3 a 8 meses de trabajo de preparación, meses en los que se necesita invertir en honorarios del equipo humano, realización escenográfica y de vestuario, piezas gráficas, difusión, espacio de ensayo, pruebas técnicas, etc. Una vez finalizado este proceso el espectáculo se muestra a público, comienza su distribución, momento en el que se espera generar rentabilidad.

Sin embargo, esta “distribución” es acotada, pues depende de un grupo humano que representa en vivo el espectáculo, no pudiendo duplicarlo ni reproducirlo simultáneamente para más espectadores, por lo que la recuperación de la inversión por concepto de venta de entradas es tremendamente difícil, más aún la posibilidad de ganancia.

En Chile además, no existe subvención para los espacios culturales, lo que en la práctica significa que los grupos artísticos deben otorgar un alto porcentaje de la venta de entradas a los espacios en donde se exhiben y en muchos casos, de no completar una cifra mínima de recaudación los grupos deben pagar de sus bolsillos la diferencia necesaria para el funcionamiento de la sala.

Las artes escénicas no son en su naturaleza una actividad rentable, productiva o con posibilidad de ser industria, difícilmente logran un financiamiento por sí mismas, lo que ha llevado cambiar el concepto de “industria creativa” por “economía creativa” en las políticas públicas de cultura 2017-2022.

Hoy existen fondos concursables en el CNCA para su financiamiento (cubren cerca del 15% de proyectos presentados) y la ley de donaciones culturales que busca incentivar la inversión del sector privado.

Comparte en: